Desde Carlton Way, en Los Angeles (California), nos hemos traído esta belleza de Cafe Racer construida a partir de una Yamaha XJ 550 de 1981. Treinta y cinco años después de que esta moto fuera construida, asistimos (como muchas otras veces) al renacer del “Ave Fénix” luciendo unas alas mucho más vistosas que las que tenía el día de su defunción.

Esta Yamaha XJ 550, de estética indudablemente Café Racer, ha sido construida por un taller californiano llamado Thirteen and Company. Esta máquina ha sido bautizada por sus constructores como la Yamaha XJ 550 SECA, ya que así se la nominaba a esta máquina en 1981.

YAMAHA XJ 550: UNA CAFE RACER DE THIRTEEN AND COMPANY

Esta Yamaha tiene un motor de 4 cilindros DOHC. Tiene 50 CV de potencia con una caja de cambios de 6 velocidades. EN 1981 y con esta moto fue cuando Yamha introdujo el sistema de control YICS. Podríamos decir que es la predecesora de la XJ 600, la cual vio la luz en 1983. Posteriormente, y más actuales, conoceríamos a la XJ Diversion o la aún más actual Yamaha Fazer.

Kyle Vara, de Thirteen and Company, no tenía muchas ideas ni esperanzas en la moto, la primera vez que se toparon con ella cara a cara. De hecho, su primera intención fue la de ponerla en marcha y darle salida como moto donante para cualquier otro constructor que se atreviese con ella. Pero finalmente se atrevieron… Y vaya si se atrevieron!!!!

YAMAHA XJ 550: UNA CAFE RACER DE THIRTEEN AND COMPANY

Kyle y su equipo comenzaron por desnudar la moto y despojarla de todas las partes innecesarias, dejando nada más que el depósito de gasolina y el chasis. A partir de aquí empezaron a imaginar y comprender que podían mejorar las líneas naturales que la moto traía de fábrica. Su primera idea fue la de resaltar la belleza del depósito de gasolina, el ya de por si traía de fábrica. Esto lo consiguieron resaltando su línea a través de un colín Cafe Racer poco convencional y más en la línea de los colines puntiagudos utilizados en MotoGP. Esta fue su idea inicial y la cual llevaron a cabo.

Una vez resuelta la parte del colín, escogieron para la parte delantera las hermosas horquillas doradas de una Kawaski ZX 10 R. Pero esto traía trabajo. No se puede ajustar unas horquillas así en una Yamaha XJ 550 solo porque fuera una elección de estética acertada. Provocó un trabajo extra para poder mecanizar estas horquillas al árbol y a rehacer los rodamientos para adaptar la llanta, que la Yamaha traía de serie, a un buje de gran tamaño como el que incorporan estas horquillas.

YAMAHA XJ 550: UNA CAFE RACER DE THIRTEEN AND COMPANY

El asiento se trabajó en cuero genuino italiano y recubre una espuma de gran calidad, de unos 2,25 cm de espesor. Se reutilizó el faro de fábrica, pero decidieron hacer sus propios soportes inferiores para mantener el área del árbol superior lo más limpia posible. También instalaron una pantalla protectora vintage para el faro de que tenían por ahí perdida. Al chasis y las llantas se les dio una mano de 3 capas de pintura, en negro brillante. Las ruedas fueron montadas con el inimitable Firestone Champion Deluxe, con unas medidas de 4,00 x 18” en la rueda traseras y 4,00 x 19” en la delantera.

YAMAHA XJ 550: UNA CAFE RACER DE THIRTEEN AND COMPANY

A continuación, el sistema eléctrico de la moto fue completamente reconstruido. Se deshicieron de relés de seguridad, interruptores y todo el cableado innecesario. Con el fin de obtener los resultados que querían, hicieron su propio “mazo” de cables. Ello da una sensación de cableado limpio, libre de color, y les brindaba la posibilidad de ocultar todo lo que querían. Kyle, después de terminar este trabajo, puso la batería bajo el basculante, ubicándolo en medio de las monturas del caballete central.

Viniendo, como vienen, de un taller con mucha inspiración en motos de carreras, la mayor parte de sus motos están fuertemente inspiradas en ellas. Y ya que era una moto pintada solamente para venderla, estaban muy contentos con los resultados. Sabían que querían ofrecer algún tipo de gráfico con inspiración en las carreras, de ahí el portanúmeros del colín. En cuanto al proceso de pintura, empezaron por pintar un par de capas de negro como base, a continuación, colocaron los gráficos, que fueron cortados de un vinilo especial de la firma 3M. El depósito y el plástico trasero se trabajaron con 4 y 6 capas de barniz para, a continuación, lijarlo y pulirlo para darle un acabado similar al vidrio.

YAMAHA XJ 550: UNA CAFE RACER DE THIRTEEN AND COMPANY

¿Cómo ha terminado este gran trabajo? Ha quedado una moto que tiene una suave y cómoda entrega de potencia. Esta suave entrega de potencia de abajo a arriba es una prueba de la gran ingeniería que han encontrado en estos motores XJ.

La parte delantera permite que la moto gire a la perfección, absorbiendo baches y trabajando con mucha soltura, pero, a la vez, lo suficientemente rígido como para pegar el neumático delantero al suelo. Kyle asegura que los silenciadores emiten un sonido de escape realmente dulce. El resultado final es una combinación que hace de esta Yamaha XJ 550 SECA una moto perfecta para rodar.

yamaha-xj-550-pepe-piston-07

A Thirteen and Company le ha encantado una construcción como esta, ya que es novedoso para ellos escapar de las Honda de vez en cuando. Desde el concepto inicial hasta el primer rodaje de prueba, les ha parecido una experiencia infinitamente fascinante, en lo que respecta al proceso de creación. Saben que la comunidad que reúne a los moteros es tan única como las motos que conducen, sin embargo, todos comparten un denominador común… una pasión por las dos ruedas.

¡Un saludo y pistonadas amigos!!!!!

Dejar respuesta